REDUCCIÓN ARANCELARIA Y REDUCCIÓN DE LA TASA DEL DRAWBACK

Reducción Arancelaria

Mediante el D. S. Nº 312-2014-EF publicado el 6 de noviembre de 2014, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) dispuso la reducción de la tasa arancelaria de un número bastante importante de mercancías (1,817 Subpartidas Nacionales [SPN] en total), muchas de ellas insumos utilizados por empresas de diferentes sectores industriales.

Conforme fue señalado por una “fe de erratas” publicada el 8 de noviembre, esta norma entrará en vigencia a los 30 días de su publicación; esto es el 6 de diciembre del año en curso.

Esta medida generó un serie de cuestionamientos de los principales gremios empresariales básicamente por lo siguiente: i) fue adoptada sin consultar al sector privado (a diferencia de lo que había ocurrido en el pasado ante reducciones de tasas arancelarias); y ii) dejaba a muchos empresarios sin la posibilidad de solicitar del Drawback (debido a que ya no contarían con insumos importados respecto de los cuales poder efectuar el pago de aranceles).

Estos cuestionamientos generaron diversas respuestas por parte del MEF las mismas que estuvieron orientadas no sólo a defender la rebaja arancelaria sino, además, a cuestionar el mecanismo de Drawback al sostener que se trataba de un subsidio no permitido por la OMC y que ello, tarde o temprano, generaría represalias para el país de presentarse denuncias en paneles internacionales. Sin perjuicio de lo antes dicho, el MEF señaló que tomarían en cuenta las inquietudes del sector privado.

Teniendo esto como antecedente, es que el 18 de noviembre de este año fue publicado el D. S. Nº 314-2014-EF mediante el cual se hacen dos cosas: i) se modifica el Anexo 1 del D. S. Nº 312-2014-EF (se retiran diversas SPN de este listado); y ii) se reduce la tasa de restitución del Drawback conforme a un determinado cronograma. Tal como indica esta norma, la misma entrará en vigencia a los 22 días de su publicación; esto es el 10 de diciembre próximo.

Al respecto, es de mencionar que la intención del MEF al retirar del citado Anexo 1 diversas SPN (732 en total) habría sido la de hacer que éstas “recuperen” la tasa arancelaria anterior a la reducción dispuesta por el D. S. Nº 312-2014-EF y así permitir que el sector empresarial pueda utilizar estas mercancías como insumos habilitantes para solicitar el Drawback.

Así, teniendo en consideración, de un lado, el objetivo que impulsaría el accionar del MEF, y, de otro, la entrada en vigencia de los decretos supremos objeto de comentario, se tendría lo siguiente:

- A partir del 6 de diciembre, a las 1,817 SPN contenidas en el Anexo 1 les resultará de aplicación la tasa arancelaria del 0%.

- A partir del 10 de diciembre, las 732 SPN retiradas del Anexo 1 “recobrarían” la tasa arancelaria que tenían antes de la reducción y el resto de SPN permanecería con tasa arancelaria del 0%.

Al respecto, es de mencionar que resulta bastante cuestionable asumir que las 732 SPN que ya no están comprendidas el Anexo 1 modificado “recuperen en automático” la tasa arancelaria que mantenían antes de la reducción establecida mediante el D. S. Nº 312-2014-EF. Para ello, debería ser expedido un nuevo decreto supremo en el que se disponga que dicho específico grupo de SPN recupera su tasa arancelaria anterior o, en su defecto, se establezca una nueva tasa arancelaria.

Otra posibilidad es que sea aprobado un nuevo decreto supremo que modifique la entrada en vigencia del D. S. Nº 314-2014-EF señalando que la misma se fija para el 6 de diciembre próximo (coincidiendo con la moratoria de vigencia establecida respecto del D. S. Nº 312-2014-EF); ello, con la finalidad que entre en vigencia directamente el Anexo 1 modificado y que así la reducción arancelaria al 0% afecte únicamente a las SPN contenidas en dicho listado.

 

Reducción de la tasa del Drawback

Como mencionamos, mediante el D. S. Nº 314-2014-EF  el MEF también dispuso la reducción de la tasa de restitución del Drawback en función al siguiente cronograma: i) a partir del 1 de enero de 2015 la tasa será del 4%; y ii) a partir del 1 de enero de 2016 la tasa será del 3%. No se ha considerado, en base a este cronograma, reducciones adicionales.

Al respecto, es de señalar que con ocasión de una modificación anterior de la tasa de restitución del Drawback (aquella aprobada por el D. S. nº 18-2009-EF mediante la cual se elevó la tasa de restitución del 5 al 8%), la Gerencia Jurídico Aduanera expidió el Memorándum No. 049-2009-SUNAT/2B4000, en función al cual sentó como criterio el siguiente:

“La fecha de presentación (electrónica o documentaria) de la solicitud de restitución no determina la tasa de restitución aplicable, sino que el momento jurídicamente relevante para el otorgamiento del beneficio y la determinación de la tasa de restitución aplicable será cuando la SUNAT resuelva la solicitud de restitución, que en el caso de la presentación documentaria se materializa con la fecha del refrendo de la misma que le otorga un número a dicha solicitud y en el supuesto de la transmisión electrónica será el registro de aceptación en el SIGAD”

Como se aprecia, y en base a este criterio, el momento a considerar a los efectos de determinación de la tasa de restitución aplicable es la fecha de aceptación de la solicitud de Drawback.

 

Comentario final

Es de observar que el MEF “no soltó prenda” ya que, de un lado, atendió el clamor del sector privado liberando un número importante de SPN (se entendería estratégicas para varios sectores empresariales), pero, de otro, empezó el camino a la ¿eliminación? del Drawback.

De momento, el mensaje es claro en el sentido que al gobierno el Drawback (concebido como está sobre la base del D. S. Nº 104-95-EF) le resulta, cuando menos, incómodo. No obstante, y más allá de tecnicismos en relación con la connotación de subsidio permitido o no, lo cierto es que la posible y/o eventual eliminación de la figura del Drawback tiene que ver con otros importantes aspectos relacionados con el impulso del sector exportador, la penetración de mercados estratégicos, la desaceleración de la economía, el impacto en las operaciones productivo – exportadoras y en los puestos de trabajo que éstas generan, etc. Todo ello, conjugado con un elemento adicional tan importante como son los anteriores: la oportunidad en que las medidas son adoptadas.  ¿Era este el mejor momento?

Habrá que medir el impacto que causa en el sector exportador la reducción de un punto porcentual en la tasa de restitución durante el 2015 para entender, de una manera informada y objetiva, el impacto que podría preverse respecto de la reducción del punto adicional para el 2016. 

Parece que este pan aún da “mucho por rebanar”.