Trabajadora gestante o en periodo de lactancia puede ser cesada ante el vencimiento del contrato temporal

La Ley N° 30709, Ley que prohíbe la discriminación remunerativa entre hombres y mujeres, establece en su artículo 6 que “queda prohibido que la entidad empleadora despida o no renueve el contrato de trabajo por motivos vinculados con la condición de que las trabajadoras se encuentren embarazadas o en período de lactancia […]” (énfasis agregado).

Dicha premisa normativa no implica el reconocimiento de una estabilidad absoluta de las trabajadoras gestantes o en periodo de lactancia, sino únicamente la protección contra formas de cese asociadas a su estado de vulnerabilidad: gestación o lactancia.

El artículo 12 del Reglamento de la Ley N° 30709, aprobado por Decreto Supremo N° 2-2018-TR, establece que “no se considera una práctica contraria a la prohibición [descrita con anterioridad] la no renovación del contrato de trabajo sujeto a modalidad o a plazo fijo en los casos en los cuales desparezca la causa que justificó la contratación temporal.” (énfasis agregado).

Así pues, no todos los casos en los que una trabajadora gestante o en periodo de lactancia sea cesada por la falta de renovación de su contrato temporal de trabajo representarán una actuación ilegal. Aquellos casos en los cuales el sustento de la temporalidad de la vinculación laboral (causa objetiva) se extinga, el puesto o cargo ocupado por la referida trabajadora seguirá la misma suerte y la falta de renovación será válida y constitucional. Una interpretación similar es extrapolable al caso de despido de dicho grupo de trabajadoras vulnerables. Nos explicamos a continuación.

En caso de que la trabajadora gestante o en periodo de lactancia incurra en una falta grave acreditable de forma objetiva (no vinculada a su condición vulnerable), el empleador estará facultado a seguir el procedimiento de despido correspondiente y concluir la relación laboral por la comisión de falta grave.