Corte Suprema emite Precedente Vincunate

Reconoce plena vigencia de la Ley N° 24041 y, además, que su artículo 1 no contempla el acceso a la carrera administrativa

 

La Primera Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema ha dictado precedentes vinculantes sobre los alcances del artículo 1 de la Ley N° 24041, dada la importancia de la materia y, asimismo, la diversidad de criterios existentes en las instancias inferiores respecto al tema.

 

Se tratan de los fundamentos décimo octavo, décimos noveno, vigésimo tercero y vigésimo cuarto de la sentencia en casación N° 1308-2016-DEL SANTA (publicada en el Diario Oficial “El Peruano” el 03.04.2018) que resolvió el recurso extraordinario formulado por el actor del proceso y que, en instancia de mérito, declaró fundada la demanda y ordenó se proceda con la reposición del demandante en su puesto de trabajo al amparo del artículo 1 de la Ley N° 24041, al haberse acreditado que el trabajador prestó servicios laborales dependientes y permanentes para la comuna en la que trabajaba al amparo de contratos fraudulentos de locación de servicios (“servicios no personales”).

 

De acuerdo con lo establecido en el artículo 1 de la Ley N° 24041 “[l]os servidores públicos contratados para labores de naturaleza permanente, que tengan más de un año ininterrumpido de servicios, no pueden ser cesados ni destituidos sino por las causas previstas en el Capítulo V del Decreto Legislativo N° 276 y con sujeción al procedimiento establecido en él, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 15° de la misma ley”.  Al respecto, el Colegiado Supremo estipula que dicha disposición normativa no reconoce “en lo absoluto” estabilidad laboral, ni ingreso a la carrera administrativa “como servidor nombrado”, sino simple y sencillamente el derecho de mantener la vinculación laboral real bajo la modalidad en la que venía laborando el demandante originariamente (trabajador contratado y no nombrado).

 

Dicho pronunciamiento es coincidente con el marco constitucional y legal vigente que establece que el ingreso a la carrera administrativa, según el artículo 40 de la Constitución, es regulado por ley; en el caso concreto, el Dec. Leg. 276 establece que el acceso a la carrera administrativa  es mediante concurso público de méritos.

 

Contrariamente con lo establecido en la sentencia en casación, estimamos que la reposición del trabajador en aplicación de la Ley N° 24041 representa una forma de protección contra el despido arbitrario y, de esa forma, el reconocimiento de la estabilidad laboral de aquellos trabajadores contratados fraudulentamente mediante contratos aparentes de locación de servicios (“servicios no personales” como se conocieron antiguamente).

 

Dada la relevancia del tema, es preciso realizar una transcripción de los fundamentos declarados precedentes vinculantes:

 

“(…) Décimo octavo: En todo caso, del examen que se realice caso por caso de las demandas contenciosas administrativas, donde los demandantes invoquen la protección contra el despido arbitrario a través del artículo 1° de la Ley N° 24041, deberá tenerse en consideración, que dicha norma no otorga en lo absoluto estabilidad laboral, ni viene a significar el ingreso de los accionantes a la carrera administrativa (ya que para que ello ocurra es inexorable el haber participado en un concurso público de méritos), pues amparar una demanda, en casos que se acredite que el demandante se encuentra bajo sus alcances, únicamente implica otorgarle el derecho a continuar siendo contratado bajo la misma modalidad en que venía laborando en dicha plaza o en una de igual o similar naturaleza. – Décimo noveno: Al respecto, cabe mencionar que la Ley N° 24041 reconoce a quienes se encuentren laborando para la administración pública en condición de contratados y realicen labores de naturaleza permanente por más de un año de manera ininterrumpida, el derecho a no ser cesados sin el procedimiento previo previsto en el Capítulo V del Decreto Legislativo N° 276, más no le reconoce a dicho servidor el derecho de ingreso a la carrera pública como servidores nombrados; en tanto que, tal como se desprende del texto del artículo 12° del citado Decreto Legislativo N.° 276 y de los artículos 28° y 40° del Reglamento de la Carrera Administrativa aprobado mediante Decreto Supremo N° 005-90-PCM, para adquirir dicha condición deberán concursar y ser evaluados previamente de manera favorable.[…]. Vigésimo tercero: Aunado a ello, es preciso señalar que la Ley N° 24041 no fue derogada por el Poder Legislativo, no fue declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional y no fue materia de pronunciamiento en el precedente vinculante N° 05057-2013-PA/TC, caso Beatriz Huatuco Huatuco; por tanto, no se puede dejar de aplicar la ley, ni apartarse de lineamientos constitucionales en materia laboral establecidos en los artículos 22° al 27° de la Constitución Política del Perú. - Vigésimo cuarto: En ese orden de ideas, (en aplicación del principio de progresividad y no regresividad de los derechos fundamentales, como lo es el derecho al trabajo) en caso que un trabajador sujeto a las reglas del Decreto Legislativo N° 276 y artículo 1° de la Ley N° 24041, haya probado que su contratación se ha desnaturalizado, esto es, por haber laborado más de un año de manera ininterrumpida en labores de naturaleza permanente y sin que exista causa justificante prevista en la ley, no se podrá denegar su derecho aduciendo que su ingreso no se realizó por concurso público de méritos, pues como se señalara precedentemente, en estos casos no nos encontramos frente al ingreso a la carrera administrativa, sino a no ser cesados arbitrariamente, cuando se cumplieron los requisitos que la referida ley contiene. [...].”